Hoy, 14 mayo, el Papa Francisco nos convoca a todos los creyentes: “recemos juntos como hermanos por la liberación de todas las pandemias”

 

 

El 14 de mayo los creyentes de todas las religiones se unan espiritualmente en una jornada de oración, ayuno y obras de caridad, para implorar a Dios que ayude a la humanidad a superar la pandemia del coronavirus (Papa Francisco)

 

El Papa Francisco se unió a la Jornada Mundial de Oración convocada para este jueves 14 de mayo por el Alto Comité de la Fraternidad Humana junto con fieles y líderes de otras religiones para pedir por el fin de la pandemia de coronavirus.

En la Misa celebrada esta mañana en Casa Santa Marta, el Papa Francisco subrayó que “hoy todos nosotros, hermanos y hermanas de todas las tradiciones religiosas, rezamos: jornada de oración y ayuno, de penitencia, convocada por el Alto Comité para la Hermandad Humana. Cada uno de nosotros reza, las comunidades rezan, las confesiones religiosas rezan: rezan a Dios, todos los hermanos, unidos en la fraternidad que nos une en este momento de dolor y tragedia.

Señaló que “esta pandemia, llegó sin que nosotros lo esperáramos, pero ahora está aquí. Y mucha gente muere. Y muchas personas mueren solas y muchas personas mueren sin poder hacer nada”.

Y nos alentó a todos a unirnos como hermanos, para pedirle a Dios la liberación de este mal: “Por esta razón hoy todos, hermanos y hermanas, de cualquier confesión religiosa, rezamos a Dios, para que el Señor detenga esta pandemia. Hoy es un día de hermandad, mirando al único Padre, hermanos y paternidad. Día de oración”.

 

“Que Dios tenga piedad de nosotros y detenga esta tragedia, esta pandemia y también las demás: la del hambre, la de la guerra, la de los niños sin educación. Pedimos esto como hermanos, todos juntos”. (Oración del Pontífice que difundió hoy jueves 14 mayo, por medio de su perfil de la red social Twitter).

 

“Homilia del Papa Francisco hoy Jueves 14 de Mayo de 2020”

 

 

Talleres de Oración y Vida te invitan a un retiro virtual: “Para un matrimonio feliz”

Siguiendo con su programa de Retiros Espirituales Virtuales que ofrece la  familia de TOV, Talleres de Oración y Vida, con el objetivo de ayudar, en estos tiempos de confinamiento por la Pandemia, a profundizar la relación personal con Dios de cada participante, en esta ocasión te invitan al

 

RETIRO VIRTUAL: “PARA UN MATRIMONIO FELIZ”

Leer más

Vicaria de Pontevedra. Decimotercer programa de radio “Iglesia Sirve”.

Ya podemos escuchar el decimotercer programa de radio «Iglesia Sirve», que nos ayuda a mantenernos unidos en la fe y conectados en la distancia, cada uno desde sus hogares, y visibilizar todo lo que nuestra Iglesia más cercana, sigue haciendo aún a pesar del coronavirus, especialmente en la vicaria de Pontevedra.

Inmersos ya en la fase 1 de la descalada, es el momento de repasar las indicaciones generales que se han establecido de cara a participar en los sacramentos de la eucaristía, la reconciliación y la unción de enfermos. También conoceremos de primera mano el trabajo de acompañamiento en duelo que desarrolla el Centro Diocesano de Escucha San Camilo, gracias a las palabras de su coordinadora, Marina Hernando. Y no perderemos la oportunidad de reconocer la labor de los sacerdotes en este tiempo de crisis sanitaria, agradeciendo de forma especial su proximidad a los enfermos, en domicilios y hospitales, para mantener viva la llama de la fe, el hálito de la esperanza y la fuerza de la caridad. No falta la sección “Visto en las redes” con Brenda Rivas y tendremos a Alfonso Fernández a los micrófonos.

Tertulias Emaus online: “Migración en la pandemia”

Tertulias Emaús

Dentro de la situación en la que estamos viviendo, confinados en nuestras casas, saliendo sólo a ciertas horas y sin poder reunirnos con otros, queremos tener un espacio en el que poder seguir dialogando y profundizando en los temas que nos preocupan. Para ello, desde la asociación Encuentro y solidaridad nos presentan estas TERTULIAS ONLINE que tendrán lugar a través de la plataforma Jitsi. Se puede estar en directo,previa inscripción, o verlas a través de su canal de Youtube.

La primera de estas tertulias se titula “MIGRANTES EN LA PANDEMIA” y tendrá lugar el sábado 16 de mayo desde las 18:00 h. hasta las 19:30 h. Puedes inscribirte para poder estar en el directo en las tertulias que te interesen pincha aquí . También las podrás ver a través de su canal de YouTube

Leer más

Comunicado del MTCE con motivo del Día de Europa

Comunicado del Movimiento de Trabajadores Cristianos de Europa (MTCE), con motivo del Día de Europa, que por su relevancia y actualidad difundimos:

Descargar (PDF, 125KB)

 

Fuente: www.mtceurope.org

Programa pastoral diocesano ante la emergencia del COVID-19

LAS LLAGAS DEL RESUCITADO: LUMBRERAS DE ESPERANZA
(Papa Francisco)

Programa pastoral diocesano ante la emergencia del COVID-19

 

PRESENTACIÓN

La situación pandémica que sufrimos nos llena de dolor, miedo, desconfianza, incertidumbre… pero, al contemplar las llagas del Resucitado –como dice el Papa Francisco en su Mensaje para la Pascua 2020- nos sentimos reconfortados. Él que nos prometió estar con nosotros todos los días hasta el final de los tiempos vive y nos acompaña sobre todo en estos momentos de cruz y de resurrección (cf. Mt 28, 20).

El coronavirus ha cambiado nuestro modo de vida y también nuestra acción pastoral. Esta situación novedosa, presentada en el contexto de una renovación pastoral y en las puertas de un nuevo Año Santo Compostelano, motivó a la Vicaría de Pastoral, a los Vicarios episcopales, al Colegio de Arciprestes y al Colegio de Delegados a dejarse interpelar por la realidad contemplada a la luz del Evangelio y del Magisterio eclesial y a plantearse una serie de propuestas programáticas de cara al futuro.

Todo comenzó con una encuesta en la que se preguntaba sobre el impacto de la situación pandémica en la sociedad en general, en los sacerdotes y en la acción evangelizadora; también sobre posibles respuestas pastorales a la misma. A partir de ahí, la Vicaría de Pastoral elaboró un documento que integraba las respuestas dadas y las encuadraba dentro de un marco conceptual de renovación pastoral y de proyección hacia el Año Santo Compostelano 2021. Una vez presentado en sendas vídeo-conferencias, recibió distintas aportaciones. Varias de ellas coincidían en la oportunidad de elaborar dos programas de acción, uno a corto plazo que abarcara hasta el mes de septiembre y otro a medio que llegara hasta el final del Año Santo. Así se ha hecho.

Lo que aquí se presenta es el programa a corto plazo que, comenzando en la actual fase 0, se proyectará hasta el mes de septiembre. Contiene una serie minuciosa de normas prácticas cuyo objetivo es lograr la mayor seguridad sanitaria para las personas que intervengan en las distintas actividades pastorales de nuestra Iglesia diocesana. Pero no se queda ahí, plantea también otros objetivos y actividades que han de marcar el rumbo pastoral de los próximos y decisivos meses: mantener e incluso mejorar la cercanía afectiva y espiritual a los fieles, fortalecer la confianza en los protocolos que se van a poner en marcha, recuperar la vida comunitaria presencial, en la medida de lo permitido por las autoridades sanitarias, en los distintos ámbitos pastorales: el culto, la catequesis y la formación, Cáritas, la escucha… Y, en fin, motivar espiritual y pastoralmente el próximo Año Santo Compostelano 2021.

Agradecemos al Señor que nos acompaña en el camino, nos consuela, orienta y alimenta, especialmente a través de tantos y tantos testigos de su resurrección. Y, en fin, agradecemos a aquellos que han colaborado en esta reflexión y en estas propuestas. Tanto “la ruta”, como el camino a recorrer, los ponemos en las manos del Señor y los encomendamos a la intercesión de María, salud de los enfermos, del Apóstol Santiago, y de San Roque.

+ Jesús, Obispo Auxiliar de Santiago y Vicario de Pastoral

 

Noticia extraida de www.archicompotela.es

 

Vicaria de Pontevedra. Duodécimo programa de radio “Iglesia Sirve”.

Ya podemos escuchar el duodécimo programa de radio «Iglesia Sirve», que nos ayuda a mantenernos unidos en la fe y conectados en la distancia, cada uno desde sus hogares, y visibilizar todo lo que nuestra Iglesia más cercana, sigue haciendo aún a pesar del coronavirus, especialmente en la vicaria de Pontevedra.

En esta ocasión, es el testimonio de los jóvenes el que nos ayuda a comprender la importancia de su papel dentro de la Iglesia, la gran contribución que suponen para seguir edificando el Reino de los Cielos en nuestras propias vidas. Tenemos mucho que enseñar y mucho que aprender, sabiendo que juntos, niños, adolescentes, jóvenes, adultos, y ancianos, andaremos el camino de la fe con mayor facilidad, siempre en comunión.. También seguimos conociendo la labor de algunas parroquias de la vicaria, en este programa concretamente las del arciprestazgo de Umia. No falta la sección “Visto en las redes” con Brenda Rivas y tendremos a Alfonso Fernández a los micrófonos.
a

¿Cuál es el camino y la meta?

Reproducimos por su interés e importancia, el ARTÍCULO que el arzobispo, monseñor Julián Barrio, publica en la edición del diario LA VOZ DE GALICIA, el pasado lunes día 27 de abril de 2020.

Con este confinamiento por causas inherentes a la pandemia del coronavirus estoy seguro que estamos echando en falta algunas formas de vida que hasta ahora teníamos sin caer en la cuenta de que en estas circunstancias no son viables: pero la preocupación no ha de ser tanto lo que no podemos hacer, cuanto lo que podemos hacer. Vemos nuestras calles en soledad porque las personas se resguardan del encuentro con los demás. Las epidemias no están hechas a la medida del hombre, por lo tanto el hombre piensa que las epidemias son irreales, un mal sueño que tiene que pasar. Nos cogen siempre desprevenidos. Y en medio de toda esta situación hay una cosa que se desea siempre y se obtiene algunas veces: la ternura humana como factor humanizador.

«Cuando se renuncia a la distinción entre lo que es verdadero y lo que es falso, entonces el espíritu enferma» (Guardini). Estamos viviendo en una dinámica en la que pensábamos poder vivir la libertad sin verdad o la verdad sin libertad, lo que nos conduce a una erosión antropológica. Estos días tenemos tiempo para soñar y estoy seguro de que soñamos que esta situación termine cuanto antes, que es posible un nuevo estilo de vida, y que hemos de dejar que Dios entre en nuestras vidas, porque, como nos dice la enseñanza de la Iglesia, organizar la sociedad al margen de Dios es organizarla contra el hombre. En el nuevo escenario en que estamos llamados a actuar hemos de ponernos, todos, manos a la obra para lograr un bien común que, según la Doctrina Social de la Iglesia, comporta libertades, relaciones y necesidades mirando a la dignidad de la persona humana. De manera especial hemos de sentirnos sociedad asociada en una normalidad que será diferente. Habiendo comprobado el caudal de la creatividad subjetiva humana en estos días, todo ello debe ser canalizado en una convivencia en la que nadie debe sentirse eximido de ofrecer la colaboración pertinente. Un bien común en el que hemos de trabajar, ha de beneficiar al común. Es cuestión de todos los que formamos la sociedad.

Me gustaría decir que hemos navegado por mares de incertidumbre, pero la realidad es que seguimos navegando en el mar de esta pandemia sin intuir con definición precisa los cambios que se van a producir religiosa, económica, cultural, política y socialmente en nuestra convivencia. He leído reflexiones que consideran que volveremos a lo mismo una vez que esto pase. Pero intuyo que será otro estilo de vida en el que configuremos nuestros hábitos y costumbres. ¿Por qué no pensar en una sociedad con personas relacionadas sólidamente, capaces de mirar sobre todo el lado positivo con una visión clara de fraternidad y solidaridad que nos ayudará a otear nuevos horizontes? Hemos de construir una convivencia en la que sea necesario tomar decisiones conjugando la autonomía y la corresponsabilidad con el ánimo de ser felices, sabiendo que «la vida feliz es el gozo de la verdad», según san Agustín.

En estos días tal vez nos hemos dado cuenta de que hemos arrancado las raíces de nuestro origen, «comiendo el pan de la memoria». La Iglesia, ni en los momentos más difíciles se ha retirado de la sociedad, ni lo está haciendo ahora ni lo hará en el futuro. El único camino que tiene que recorrer es el hombre. Y su misión es seguir afirmando que Dios se ha hecho hombre para salvar al hombre. Está llamada a ser actora en el desarrollo de la política global con dos principios: ·Amarás al Señor tu Dios y al prójimo como a ti mismo», y la dignidad del hombre se asienta en que es hijo de Dios en Cristo y por Él. Colabora con la sociedad en la solución de los grandes problemas comunes a todos, sin perder su condición profética ante la desproporción entre el poder tecnológico-económico y el crecimiento-responsabilidad moral, afirmando la vida eterna y denunciando el silencio del pensamiento actual sobre las angustias y dramas psicológicos que acosan especialmente a nuestro Occidente.

Le preocupa la pérdida del sentido de la trascendencia que lleva a olvidar o negar a Dios, la negación de la diferencia entre el bien y el mal, y la ofensa a la condición humana que suponen las diferencias abismales entre los países ricos y los pobres. No es ajena al compromiso ante el reto de la progresiva secularización, de la preservación del orden natural de las cosas y de la construcción de la paz, asumiendo con humildad una actitud misionera y evangelizadora. Todo ello desde la conciencia clara de que la comunidad política y la Iglesia son entre sí independientes y autónomas en su propio campo, aunque están al servicio de la vocación personal y social de los mismos hombres a través de una sana cooperación entre ambas (cf GS 76), pudiendo la Iglesia siempre y en todo lugar predicar la fe con verdadera libertad y emitir un juicio moral también sobre las cosas que afectan al orden político, cuando lo exigen los derechos fundamentales de las personas o la salvación de las almas. La preocupación no es otra que colaborar a un renacimiento generalizado. En estos momentos bien está recordar lo que dice el proverbio: «No llega antes el que va más de prisa, sino el que sabe a dónde va».

+Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

 

Noticia extraida de www.archicompostela.es

Algunos aspectos de la normativa para afrontar pastoralmente la crisis del coronavirus

Estas son algunas de las normas, que a la espera de un desarrollo posterior en próximas jornadas, la iglesia diocesana presenta para afrontar pastoralmente la crisis sanitaria del coronavirus: Leer más