Entradas

Alfredo Losada, miembro de HOAC. Iniciativa diocesana polo Traballo Decente

 

 

Fuente: pastoralsantiago.org  del programa de radio «El Espejo»

Por un trabajo digno para todo el mundo

  • 7 de octubre Jornada Mundial del Trabajo Decente

Distintas entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) han convocado por sexto año consecutivo la Jornada Mundial del Trabajo Decente que se celebra el martes día 7 de octubre, para que hagamos actos, de forma individual o colectiva, para mantener viva la conciencia de la necesidad de un trabajo decente. Así lo expresaron Jesús García Vázquez, delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Santiago, Xosé Reborias de CONFER y Alfredo Losada de HOAC, en el transcurso de una rueda de prensa en la que recordaron que “la realidad en la que nos encontramos está visibilizando las consecuencias de un modelo productivo incapaz de generar empleo con alto valor añadido y marcado por las altas tasas de precariedad laboral”.

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en una carta pastoral con motivo de esta jornada nos recordaba que “demasiados empleos considerados esenciales mantienen condiciones laborales tan precarias que algunas veces rozan la vulneración de derechos y muchas la imposibilidad del sostenimiento de la vida”.

Uniendo las voces

Las entidades de Iglesia han vuelto a unir sus voces reivindicativas para recordar “el sentido creador del trabajo” y luchar para la erradicación de “la lacra de la precariedad laboral que caracteriza el actual sistema de relaciones laborales y que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias”. Apuestan por un nuevo sistema productivo, “capaz de generar empleos con alto valor añadido y que ponga a la persona en el centro

En el Manifiesto hecho público priorizan dinámicas de sensibilización, visibilización y denuncia sobre el trabajo humano, clave y central en la sociedad, y esencial en la vida de millones de personas. Denuncian que la crisis de la pandemia ha puesto de relieve las debilidades estructurales del Estado del bienestar en España y la necesidad del trabajo decente para el desarrollo de una sociedad fraterna.

Los movimientos de Iglesia encuadrados en la ITD trabajan en equipo con el fin de visibilizar la lucha por con seguir que el trabajo decente sea cada día más real en la vida de las personas y respetuoso con la casa común. Demandan las necesarias medidas para conseguir que el trabajo decente sea una realidad accesible para todas las personas, con condiciones que permitan mantener una vida digna y que la protección social llegue a todas las personas que lo necesitan.

 

Fuente: pastoralsantiago.org

Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Manifiesto de la iniciativa «Iglesia por el trabajo decente» de la diócesis de Santiago.

Con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que se celebra el 7 de octubre, desde la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» de la diócesis de Santiago nos comparten el siguiente manifiesto y guión litúrgico:

  • Manifiesto Jornada Mundial por el Trabajo Decente, 7 de octubre 2020.-  castellano (descargar aquí)
  • Manifesto Xornada Mundial polo Traballo Decente, 7 de outubro 2020.-  galego (descargar aquí)
  • Guión litúrgico  Eucaristia. Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Domingo 4 octubre 2020.- castellano (descargar aquí)
  • Guión litúrxico Eucaristía. Xornada Mundial polo Traballo Decente. Domingo 4 outubro 2020.- galego (descargar aquí)
  • Cartel nº 1 Jornada Mundial por el Trabajo Decente (descargar aquí)
  • Cartel nº 2 Jornada Mundial por el Trabajo Decente (descargar aquí)

 

Leer más

Manifiesto de la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» de la diócesis de Santiago en torno al 1 de mayo

Con motivo del Dia Internacional del Trabajo, 1 mayo, desde la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» de la diócesis de Santiago nos emiten el siguiente manifiesto:

 

MANIFESTO ANTE O PRIMEIRO DE MAIO


Ante o 1º de Maio de 2020, Día Internacional do Traballo, extraordinariamente marcado pola crise da pandemia, as organizacións promotoras da iniciativa Igrexa polo Traballo Decente (ITD) unimos as nosas voces e forzas, nesta celebración do traballo e de san Xosé obreiro, para reafirmar que o traballo é para a vida, que debe garantirse unhas condicións laborais que protexan a integridade física e psíquica da persoa, e favoreza a súa protección social, esenciais para unha vida digna.

Non nos cabe dúbida de que a crise laboral e económica provocada pola pandemia da COVID-19, tivese un menor impacto, sen a indecente precariedade laboral, ese “virus” que caracteriza o sistema de relacións laborais, que lesiona os dereitos das persoas traballadoras e das súas familias; se a sanidade e o conxunto de políticas sociais contasen cos recursos que necesitan e que foron recortados como consecuencia da anterior crise financeira.

Os empregos máis precarizados, como son os de persoas traballadoras do fogar e de coidados, da agricultura, de establecementos de alimentación ou repartidoras, que ata o momento estiveron invisibilizados e non tiveron un xusto recoñecemento laboral e social, son os que neste momento de crise sanitaria, que supón a paralización do sistema produtivo e económico, «descubríronse» como esenciais para a sustentabilidade da vida, para garantir o benestar de todas as persoas e que non nos falten alimentos e coidados durante o período de corentena. Pero continúan exercendo as súas funcións en condicións precarias e na maioría dos casos sen a protección adecuada. Amplificamos o noso aplauso, tamén para estas realidades.

«Paréceme totalmente inxusto non ter dereito ao paro, non nos tratan como a un asalariado máis… No momento en que cotizas e traballas deberías ter os mesmos dereitos, non? Isto significa non valorar ese traballo ou valoralo menos, non ten sentido. Nunha empresa de limpeza na que se limpan edificios si que cotizas para a prestación por desemprego, entón non entendo porque unha empregada do fogar non pode cotizar no mesmo réxime.» Consuelo, empregada de fogar en Pontevedra.

A iso únense o drama do desemprego rexistrado, que, xunto ao estrutural, son a punta do iceberg dunha crise do emprego moito maior; que non computa os traballos non recoñecidos, nin o emprego suspendido por expedientes de regulación temporal. O emprego que en primeiro lugar destruíuse é o máis débil, o que carece de redes de protección social. Por iso, a todas as persoas que verán reducidos os seus ingresos, mesmo ata límites que non garantan o mínimo para vivir dignamente, súmanse as que non contan con ningún tipo de protección.

Facemos un chamamento para que se articulen e impulsen todas as medidas necesarias evitando que isto volva pasar, e para apoiar e coidar ás persoas máis afectadas, especialmente a quen está na rúa, sen teito e as que nunca reúnen os requisitos para percibir algunha renda mínima. ITD, constituída por institucións que acompañan ás vítimas da precariedade, esiximos construír unha rede de protección social para quen perdeu emprego, salario e dereitos, para que ninguén quede atrás.

Necesitamos superar formulacións individualistas e comprometernos solidariamente coa comunidade e o ben común. Valoramos o compromiso da cidadanía e o de tantas empresas, e subliñamos que son as Administracións Públicas as garantes últimas do ben común da nosa sociedade.

Desde estas constatacións, reclamamos:

  • O recoñecemento dun ingreso mínimo garantido nun programa articulado que integre as políticas sociais en España.
  • O dereito á prestación por desemprego para as persoas empregadas de fogar, así como o recoñecemento social do traballo de fogar e de coidados.
  • A regularización extraordinaria e urxente dos traballadores e as traballadoras “sen papeis” e descartados dos dereitos de cidadanía.
  • Un pacto de Estado, entre toda a sociedade e as súas institucións que, entre outras cuestións, aposte pola centralidade da persoa e o traballo decente, pedra angular sobre o que se sostén todo o demais.
  • O fortalecemento do alicerce dos dereitos sociais en Europa.

Como entidades da Igrexa sensibles e comprometidas coa realidade no mundo obreiro e do traballo, neste 1º de Maio e de san Xosé obreiro convidamos as comunidades cristiás a unirnos, desde a distancia físicaobrigatoria, desde as nosas casas, na celebración e a oración. Convidámosvos a participar con creatividade naquelas accións que poidan facer visible a necesidade dun traballo decente acorde coa dignidade humana.

 

 

Se puede descargar el documento en pdf pinchando aquí

 

La HOAC rechaza que el derecho a la salud de las personas trabajadoras sea subordinado a la primacía de la rentabilidad

Con motivo de la sentencia del Pleno del Tribunal Constitucional del día 12/10/2019, que permite el despido por causas objetivas si hay falta de asistencia justificadas, el movimiento Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), en defensa del trabajo decente, emitió el siguiente comunicado:

 


Para este movimiento de trabajadores de la Acción Católica especializada, el fallo del Alto Tribunal es injusto y está en la lógica de considerar al ser humano «como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar», como denuncia el papa Francisco.

La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) considera que la sentencia del Pleno del Tribunal Constitucional (16/10/2019, pdf), que permite el despido por causas objetivas si hay faltas de asistencia justificadas pero intermitentes, sitúa a la personas trabajadoras ante un mayor sometimiento en las condiciones de trabajo, y así otorgar todavía una mayor prioridad al criterio económico.

Para la HOAC, esta sentencia es claramente un retroceso al trabajo “libre, creativo, participativo y solidario” (Evangelii gaudium, 192) donde el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida. De esta forma el trabajo se convierte en un lugar de opresión, determinado por las leyes y normas establecidas para que las condiciones laborales de los trabajadores y las trabajadoras se sometan al criterio de rentabilidad, donde lo que importa es la ganancia. En el origen de la sentencia está el redactado de la reforma laboral del año 2012 al artículo 52. d del Estatuto de los Trabajadores, que endureció las condiciones laborales al suprimir la referencia al volumen de inasistencias total de la plantilla en el centro de trabajo. De esta forma, además de la indefensión que provoca, culpabiliza a la persona por enfermar y tener «faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos…» motivando así su despido objetivo.

La HOAC considera, desde una visión antropológica cristiana, injusto este fallo, cuando además sabemos que por las actuales condiciones laborales que tienen principalmente los jóvenes y las mujeres, mayoritariamente precarias, y se convierte en un motivo más para relativizar la exigencia de un trabajo decente. Por todo ello, manifiesta su adhesión a las movilizaciones convocadas por las organizaciones de los trabajadores, el próximo 27 de noviembre, para exigir la derogación de este texto del Estatuto de los Trabajadores.

Al mismo tiempo, la HOAC realiza un llamamiento al próximo Gobierno de España para que abra procesos que promuevan transformar y alcanzar unas relaciones laborales que permitan un trabajo digno y, con ello, un modelo de desarrollo más inclusivo, sostenible y solidario.


Lo puedes descargar aquí

 

Xornada mundial polo traballo decente. Charla: «O traballo digno, unha prioridade humana, unha prioridade cristiá» en A Coruña

Recientemente se constituyó la iniciativa «IGLESIA POR EL TRABAJO DECENTE» en nuestra diócesis, de la que forman parte inicialmente Cáritas diocesana de Santiago, Hermandad Obrera de Acción Católica y Confer.

Leer más