Entradas

Semana de la Caridad 2020

  • “EL PODER DE CADA PERSONA. CADA GESTO CUENTA”, lema de la campaña 2020
  • “Necesitamos la voluntad de todos”, afirman los obispos españoles
  •  Emerge una sociedad mucho más frágil y vulnerable con una hoja de ruta más llena de incertidumbres que de certezas.

 

La Semana de la Caridad 2020 promovida por Cáritas en la festividad del Corpus Christi y que en el presente año tiene como lema central “El Poder de Cada Persona. Cada Gesto Cuenta”, se va a prolongar hasta el día 14 de junio. Una semana de profunda reflexión y que está enmarcada en un momento en el que la visibilidad de Cáritas y todo el trabajo que se realiza desde las Cáritas Diocesanas es más intenso y pensando siempre en las personas más necesitadas.

“Necesitamos la voluntad de todos particularmente de nuestras autoridades políticas, civiles, económicas y religiosas, y que los muros sean superados, para que los egos, los intereses particulares y las ideologías sean dejadas a un lado”, se señala en el mensaje anual para el Día de Caridad de los obispos de la Subcomisión de Acción Caritativa y Social de la Conferencia Episcopal, que preside monseñor Jesús Fernández González. En el documento, con la mirada puesta en los graves efectos sociales causados por el coronavirus, lanzan una invitación a todos los ciudadanos a que “ayuden a hacer posible un diálogo constructivo y eficaz”, que impulse un trabajo de transformación del mundo “con la mirada puesta en los más frágiles de nuestra sociedad, y con una firme voluntad de llegar a acuerdos y de aplicarlos”.

Gestos solidarios

La pandemia mundial que ha generado el coronavirus nos ha obligado a disponer de nuestras vidas de una forma inimaginable hace tan sólo unos meses. Los hábitos cotidianos, la forma de relacionarnos y la gestión de nuestras emociones nos han desbordado. La enfermedad, la muerte de nuestros seres queridos y el aislamiento, han dejado paso a la inseguridad económica y laboral, a la falta de recursos básicos, a la pérdida de empleo o a los ERTES. Emerge una sociedad mucho más frágil y vulnerable con una hoja de ruta más llena de incertidumbres que de certezas.

Sin embargo, es desde esta fragilidad desde donde hemos visto brotar miles de gestos solidarios llenos de caridad, de ese amor gratuito que nace del corazón de forma libre y desinteresada, sin esperar nada a cambio. Personas de pensamiento diverso, de todas las creencias, oficios, de todos los países del mundo, de todos los pueblos y barrios, todas a una, se han movilizado y puesto al servicio de una humanidad amenazada y herida. La experiencia vital nos ha hecho reaccionar ante el sufrimiento y el dolor compartido y nos ha empujado a rescatar nuestro sentido de identidad y pertenencia. Aquello que otras veces se nos olvida y nos arrastra hacia el egoísmo y la individualidad, hoy nos ha posicionado en lo comunitario, en priorizar el bien común que nos identifica como seres vivos: la protección y defensa de la vida.

Sentido muy especial

En el presente año la celebración del Día de la Caridad tiene un sentido diferente y especial. Como Iglesia, tenemos el reto de acompañar y cuidar la fragilidad y también cultivar la solidaridad emergente. Se hace más imprescindible todavía celebrar la vida y el encuentro, alabar y dar gracias a Dios. No podemos olvidar que tenemos retos por delante que no podemos abordar solos. Necesitamos, por lo tanto, el poder de cada persona que forma parte de Cáritasvoluntarios, personal contratado, las comunidades parroquiales, y los participantes de nuestros proyectos. Cada uno tiene el poder, la posibilidad y la oportunidad de cambiar y transformar nuestro estilo de vida de forma que refleje el ser y el hacer de Jesús.

Mensajes

Para estos días la Confederación de Caritas, en la que figuran la Diocesana de Santiago de Compostela, distribuye una seria de mensajes para difundir la celebración de la Semana de la Caridad que tiene su epicentro el domingo cuando se conmemora en todas las iglesias diocesanas el Día de la Caridad en la festividad del Corpus Christi.

Si una persona es capaz de mejorar el mundo… ¡Imagina lo que podemos hacer en común! Es momento de ayudarnos y de sumar esfuerzos. Tenemos grandes retos por delante que no podemos abordar solos, ni como individuos ni como organizaciones de forma unilateral. Necesitamos dibujar en común nuevos escenarios de vida y posibilidad para todos, y generar nuevos espacios de encuentro para sanar juntos.

 

Mensajes que tienen como centro el doble lema de la campaña (El Poder de Cada Persona.Cada Gesto Cuenta):

  • Necesitamos personas con la mirada puesta en los más frágiles de la sociedad, con una firme voluntad de llegar a acuerdos y de aplicarlos. Todas, incluidas las autoridades políticas, civiles, económicas y religiosas tenemos la responsabilidad de sumar.
  • Tómate la vida con conciencia solidaria y humana, y pasa por la vida de forma proactiva, al estilo de Jesús: tomando partido por los más vulnerables: las personas migrantes, sin hogar, sin empleo, las víctimas de violencia de género o mayores en soledad
  • Participa en el cambio social y hazte activista de la caridad, comprométete a realizar gestos sencillos que reflejen tu amor y cuidado por la vida, la naturaleza y las personas que viven situaciones de pobreza y fragilidad.
  • Súmate con un gesto a esta corriente de esperanza para restaurar la convivencia, el diálogo social y sentar las bases de un nuevo Bien Común. Sólo podremos lograrlo si te sumas, si pones el corazón en lo que haces, porque El Poder de Cada Persona cambia la realidad y la transforma.
  • Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Compartir la Eucaristía nos ha de impulsar a sembrar solidaridad y tejer comunidad, a hacernos Iglesia servidora de los pobres que acoge, integra, sana y cuida

 

Fuente: www.caritas-santiago.org