Entradas

¿Privilegios de la Iglesia?. Desmontando mitos.

Está de moda meterse con la Iglesia. Lo difícil, lo valiente es defenderla. También lo difícil es pensar y argumentar no de forma demagógica sino con verdad. A falta de ofrecer algo constructivo, ¿qué hacemos? Criticar a la Iglesia. Nuestros esfuerzos deben ir en potenciar la información para que los ciudadanos puedan decidir en libertad.

Especialmente en los últimos años se han extendido una serie de creencias falsas que se han instalado, incluso, entre los creyentes, hasta llegar a debilitar la percepción de sana independencia de la Iglesia con respecto al Estado y de la Iglesia con respecto al marco legal. El IBI, los inexistentes privilegios de la Iglesia, la relación entre Cáritas y la Iglesia son temas que se abordan en este video:

 

Vamos a desmontar algunos de los tópicos que se dicen sobre la Iglesia con estas

10 cosas verdaderas sobre la Iglesia.

 

  • El porcentaje de los que marcan la casilla de la Iglesia es relativo y depende del número de personas que cada año tienen que hacer la declaración de la renta en función de los ingresos que han tenido. Sin embargo, lo que no es relativo es que cada año son más personas las que en números absolutos marcan la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta. Gracias porque juntos hacemos un mundo mejor. Los últimos datos es que más de 26.000 han mostrado su apoyo a la labor de la Iglesia y a su labor. Cada año somos más. En los últimos cuatro años más de 100.000 personas han reconocido la labor de la Iglesia marcado la casilla en la renta.

 

  • Hoy por hoy, el único país de Europa que no tiene asignación directa por parte del Estado es España. Eso es así desde 2007: la Iglesia no tiene ninguna asignación directa en los Presupuestos Generales del Estado. Nuestro sistema, con la elección libre de la X en la declaración de la renta, es el más respetuoso, el más solidario, el más democrático de toda Europa. Además, si la economía va mal, el 0,7% es más bajo (lógico). Si la economía va bien, las personas y las empresas ganan más dinero, el 0,7% es más alto.

 

  • El dinero que la Iglesia recibe y que procede de la voluntad libre de los contribuyentes lo dedica a desarrollar su inmensa labor. ¿Se dedica al salario de los sacerdotes? Claro. ¿Se dedica a centros de transeúntes y de rehabilitación de drogodependientes? Por supuesto. Es que la labor de la Iglesia está sostenida por personas, por los que formamos la Iglesia. Ni la luz ni el agua de las parroquias ni de los centros parroquiales son gratis. Hay que hacer frente a gastos de conversación y de mantenimiento.

 

  • Las catedrales, las iglesias, las pequeñas ermitas son del pueblo cristiano. Hace siglos en muchos casos se construyeron y la Iglesia se encarga de cuidar, de mantener, de conservar y de proteger. En el último año se han invertido más de 60 millones de euros en esa tarea. A nadie se le pregunta si cree o no cree, si es católico y si profesa otra religión o ninguna. El arte sagrado es una gran contribución a la cultura de nuestro país y por eso se pide colaboración a los organismos públicos para su conversación.

 

  • No tiene privilegios la Iglesia. Se rige por la Ley de Mecenazgo de 2002 exactamente igual que otras tantas instituciones, asociaciones o fundaciones. También las ONG están sujetas a la Ley de Mecenazgo. Por esa ley es por la que ninguno de ellos paga el IBI. La labor de la Iglesia beneficia a muchos. La única excepción es el ICIO (Impuesto de obras) que tiene carácter municipal y es potestativo.

 

  • Se dice que la Iglesia recibe una cantidad de dinero que asciende a en torno 11.000 millones. ¿Es cierta esa afirmación? La Iglesia no tiene ninguna asignación en los Presupuestos Generales del Estado desde el año 2007. El dinero que recibe de la renta es por la libre voluntad de aquellos que marcan la casilla de la Iglesia. Pero la Iglesia, exactamente igual que otras entidades, y siempre que cumple las condiciones marcadas por las administraciones públicas accede a concursos y subvenciones en las mismas condiciones que los demás.

 

  • Sobre la enseñanza concertada. Hay que hablar de libertad y de respeto. Los padres tienen que tener derecho a elegir la educación de sus hijos y el Estado debe apoyar esa posibilidad de elegir. Muchos padres eligen en España la enseñanza concertada que puede tener, siempre dentro del marco democrático, cualquier ideario. ¿Puede haber un colegio laico? ¿Pueden organizar un colegio una cooperativa de profesores? ¿Puede ofrecer educación concertada una orden religiosa? A todo sí, siempre dentro del marco democrático. Siempre desde la libertad y el respeto.

 

  • El dinero de los profesores de religión, ¿es para la Iglesia? No, el dinero de los profesores de religión es para ellos y sus familias porque son profesionales docentes. Una educación completa tiene el hecho religioso como referencia. Los padres pueden elegir en nuestro país religión católica, judía, musulmana y de otras confesiones.

 

  • Las relaciones de la Iglesia católica con el Estado en España no se rigen por ningún concordato sino por los Acuerdos Iglesia Estado firmados en 1978 y que tienen rango internacional. 

 

 

  • ¿El que marca cualquiera de las dos casillas está pagando menos impuestos? Falso completamente. Está aprovechando la oportunidad de destinar sus impuestos a un fin concreto, pero no paga menos impuestos. Por eso decimos, «ni cuesta más, ni Hacienda te devuelve menos». El contribuyente que no marca ninguna casilla tampoco paga más, ni menos.

 

Que haya una mayoría católica que desee que la financiación de la Iglesia se haga mediante asignación tributaria, no quiere decir que ésta sea una religión de carácter estatal. Al igual que las ONG entre las que se reparte la casilla de “Otros fines sociales” tampoco son de carácter estatal, sino las más importantes y con una actividad social más relevante.

 

Fuente: portantos.es  (fotos extraídas de www.santamarialamayor.org)