Entradas

¡Vente al Encuentro de Laicos de parroquia de este verano!

 

 

DEL  21 AL 24 DE JULIO DE 2022 en Barcelona

Desde Acción Católica General se están preparando, con alegría y esperanza, para celebrar ahí su próxima Asamblea General

Una asamblea que pretende ser algo más: Un ENCUENTRO DE LAICOS DE PARROQUIA abierto y para tod@s: niños, jóvenes y adultos, en el que profundizar y compartir la llamada de toda la Iglesia a ponernos en clave de MISIÓN y a «ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los mÉtodos evangelizadores» (EG 33).

Y por ello, el lema escogido es: “ANUNCIAR A JESUCRISTO CON OBRAS Y PALABRAS” para realizar el  “Caminar juntos” que nos pide el Papa Francisco

 

 

¡No te lo puedes perder!

 

 

 

 

 

Fuente: accioncatolicageneral.es

Sí a la familia y sí a la vida

 

La Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida hace pública hoy, miércoles 22 de junio, una Nota con el título, «Sí a la familia y sí a la vida».

.

Nota de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida

 

«Sí a la familia y sí a la vida»

(Texto íntegro)

.

Del 22 al 26 de junio se celebra en Roma el X Encuentro Mundial de las Familias; un encuentro que ha tenido que aplazarse un año por los efectos de la pandemia y que ahora no sólo tiene lugar en Roma, sino que, según lo establecido por el Papa Francisco, es «multicéntrico y generalizado».

El Santo Padre manifestó en su mensaje del 2 de julio de 2021 que, en las convocatorias anteriores, “se percibía el Encuentro como una realidad lejana, a lo sumo seguida por televisión, o desconocida para la mayoría de las familias”. Esta vez se seguirá una modalidad inédita, y “será una oportunidad de la Providencia para realizar un evento mundial capaz de involucrar a todas las familias que quieran sentirse parte de la comunidad eclesial”.

El tema del encuentro es ‘El amor familiar: vocación y camino de santidad’, y busca mostrar la belleza y la felicidad del amor en la familia. En medio de las crisis culturales y sociales actuales, el anuncio de la familia sigue siendo una alegría y una esperanza para todos pues, como afirma el Papa, “nadie puede pensar que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio es algo que favorece a la sociedad. Ocurre lo contrario: perjudica la madurez de las personas, el cultivo de los valores comunitarios y el desarrollo ético de las ciudades y pueblos”. Y luego recuerda que “el matrimonio va más allá de cualquier moda pasajera y persiste. Su esencia está arraigada en la naturaleza misma de la persona humana y de su carácter social”. Formar una familia significa “ser parte del sueño de Dios, uniéndose a Él en la construcción de un mundo donde nadie se sienta solo” (1).

El Papa Francisco ha insistido reiteradas veces sobre el genuino valor del matrimonio y la familia cristiana; valor aún hoy más necesario, cuando constatamos que se va instaurando una cultura de la muerte. La familia es la célula de la cultura de la vida y de la civilización del amor. Por ello, invitamos a todos a participar en las diferentes celebraciones y actos proponiendo la maravilla de la familia cristiana y el respeto a la vida de todo ser humano desde su comienzo hasta su final.

Son muchas las actividades programadas por la diferentes diócesis y movimientos eclesiales para mostrar este sí a la familia que es también sí a la vida, ya que la propuesta de la familia cristiana va unida a la transmisión y defensa de la vida. Animamos a todos a promover el sí a la vida y expresamos nuestro apoyo en favor de quienes tienen derecho a nacer y a ser acogidos por sus padres con amor; en favor de las madres, que tienen derecho a recibir el apoyo social y estatal necesario para evitar convertirse en víctimas del aborto; en favor de la libertad de los padres y de las escuelas que colaboran con ellos para dar a sus hijos una formación integral, que otorgue la necesaria importancia hoy a la educación afectiva y sexual, de acuerdo con unas convicciones morales que los preparen de verdad para ser padres y acoger el don de la vida; en favor de los cuidados paliativos y de la libertad de conciencia; denunciando las situaciones en las que se ve amenazada, como se sigue constatando en diversas formas de esclavitud, en la trata de personas o en las condiciones laborales abusivas.

En definitiva, alentamos a todos los católicos a promover la defensa de la vida, denunciando los proyectos legislativos que atentan contra ella y confunden la injusticia con el derecho. Animamos así, con todos los cauces que permite una sociedad democrática, a movilizarse en favor de la vida y a buscar con creatividad nuevos modos de instaurar esta necesaria cultura del cuidado que la promueva y proteja.

 


+ Mons. D. José Mazuelos Pérez, obispo de Canarias, Presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida

+ Mons. D. Juan Antonio Reig Plà, obispo de Alcalá de Henares

+ Mons. D. Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón

+ Mons. D. Santos Montoya Torres, obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

+ Mons. D. Francisco Gil Hellín, arzobispo emérito de Burgos


 

[1] PAPA FRANCISCO, Exhortación Apostólica Postsinodal Amoris Laetitia, número 52, 131,321.

 

Fuente: conferenciaepiscopal.es

18 de junio, Jornada extraordinaria de Apostolado Seglar

 

La Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida de la CEE organiza el sábado 18 de junio, una Jornada Extraordinaria de Apostolado seglar, en formato online, a la que han sido convocados los delegados diocesanos de Apostolado Seglar y los responsables de movimientos y asociaciones Laicales. El tema que centra este encuentro será el Primer Anuncio.

El objetivo de la Jornada, en la que están inscritas 150 personas, es presentar la propuesta de trabajo para el próximo curso en continuidad con el Congreso de Laicos y el proceso sinodal. De un modo concreto, después de haber profundizado durante estos dos últimos años en las claves del discernimiento y la sinodalidad, se va a proponer para el curso 2022-2023 reflexionar en torno al itinerario del Primer Anuncio.

Presentación del documento de trabajo, “Nuevos frutos para un Pueblo de Dios en camino

Tras el saludo de bienvenida del presidente de la Comisión, Mons. Carlos Escribano, y la presentación de la Jornada por el director del secretariado, Luis Manuel Romerose dará a conocer un Documento de trabajo, “Nuevos frutos para un Pueblo de Dios en camino”, que servirá como herramienta para el discernimiento en torno al Primer Anuncio.

Durante la Jornada habrá tiempo para escuchar, las reunirnos por grupos y para consensuar entre todos el camino que se a seguir en el Apostolado seglar a corto y medio plazo.

Desde el Consejo Asesor de Laicos, que es el equipo dinamizador de la Comisión, se va a proponer también un modo de acompañamiento a las diócesis, como clave fundamental para seguir haciendo un proceso sinodal.

Al final de la Jornada se presentarán algunas ideas para la organización de la próxima Jornada Nacional de Apostolado Seglar, que tendrá lugar los días 22-23 de octubre, animando de un modo especial a la participación de los delegados diocesanos y responsables de movimientos y asociaciones, junto con los miembros de sus equipos.

 

 

Fuente: conferenciaepiscopal.es

“Aunque perdamos clientes, hay cosas por las que una empresa cristiana no puede pasar”

Rafael Alcalde, emprendedor y empresario católico.

  • “Eso que tú vives se va transmitiendo, ves como alguno empieza ir a misa, otro entra en un grupo, los equipos van cambiando y se trabaja muy a gusto”

  • “Lo que nosotros vivimos el mundo lo desea”

  • “Aunque perdamos clientes, hay cosas por las que una empresa cristiana no puede pasar”

Rafael Alcalde está casado y tiene dos hijos. Asegura que su matrimonio es la primera vocación. Toda su vida ha evolucionado hacia la creatividad y el desarrollo software. Tiene claro que ser emprendedor le ayuda a vivir su fe, le permite la conciliación y le sirve para fiarse de Dios cada día.

 

 

¿Cuánto tiempo llevas dedicándote a tu profesión?

Toda mi vida he estado enfocado al desarrollo software. Siempre he participado en startups o he creado las mías. Esta es la tercera. He ido evolucionando poco a poco hacia la creatividad. Creo que el Señor pone en el corazón ciertos deseos y en mi caso he visto que me ha puesto las herramientas necesarias y a la gente adecuada en el camino.

¿En qué te ayuda ser emprendedor?

A mí me ayuda a vivir la fe, sobre todo porque hace que me tenga que fiar del Señor en todo momento. A mí también me ha permitido la conciliación, saber que tú tienes una misión pero que hay otro que te ayuda a conseguirlo, que te cuida en los momentos de dificultad y te impulsa a seguir adelante.

A veces no llegamos a todo, es evidente, pero ahí te abandonas en el Señor y te dejas llevar.

.

¿Cómo es tu empresa ahora mismo?

Pues creo que es una empresa diferente, en la que se puede trabajar a gusto y en la que se va viendo la evolución de la gente. En la que sabemos que tenemos una misión y nos ayudamos entre todos. Creo que los empleados se sienten cuidados, que la empresa se preocupa por ellos. Que aunque seamos una startup muy molona y moderna, puedan sentir que va más allá, que somos un equipo.

Es un punto de encuentro, tenemos mucha relación y lo que tú vives se va transmitiendo. Ves cómo alguien que no creía en Dios empieza ir a misa, o que otro entra en un grupo, que empleados de diferentes movimientos se cuidan entre sí y comparten su fe.

¿Y cómo se lleva a una empresa la misión cristiana?

Pues lo primero es que el objetivo de la empresa sea compatible con el Evangelio. En nuestro caso la principal idea es preparar equipos que puedan desarrollar otras empresas tecnológicamente, esto permite que muchos profesionales que trabajaban por encargo y en cierto modo se sentían un poco “usados” puedan encontrar un ambiente de trabajo estable, que les cuida y les permite desarrollarse en otros aspectos de la vida.

También sabes que hay cosas por las que una empresa cristiana no puede pasar, nosotros eso lo tenemos muy claro. Aunque perdamos clientes hay cosas que no podemos hacer… y a lo mejor precisamente por esto hay otros clientes que ganamos.

 

También te puede interesar:  #HazMemoria #HMLaicos

 

 

 

Fuente: conferenciaepiscopal.es

Doce semanas para hacer Memoria: Esta semana #HMLaicos

 

La Iglesia comenzó en el mes de abril su proyecto #HazMemoria. Durante doce semanas queremos traer a nuestra memoria lo que es la vida de la Iglesia en los más variados ámbitos de su trabajo diario: desde el anuncio del Evangelio a la actividad socio sanitaria, desde la acogida a los enfermos a la catequesis de niños y jóvenes, desde la celebración de la eucaristía a la compañía a presos o mujeres abandonadas.

Queremos dar a conocer el trabajo de centenares de miles de personas que, desde su compromiso cristiano, entregan lo que tienen para el bien de todos: su tiempo, sus capacidades, sus donativos, sus bienes,… incluso la vida entera. Somos conscientes, como dice el Papa, de que hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece, pero estamos seguros de que lo más valioso es el bosque crece, que da frutos, que lleva a cabo lo que se espera de él, en silencio, sin prisa pero sin pausa.

Cada semana recordamos lo que la Iglesia hace en relación a un campo concreto de su actividad y porqué lo hace. Ofrecemos tres testimonios de quienes llevan a cabo ese trabajo y quienes se benefician de él.

 

 

Esta semana #HMLaicos

 

 

En el momento de nuestra incorporación a la Iglesia, en el día del bautismo, pasamos a ser parte del grupo más numeroso de los que forman este Pueblo de Dios. Somos fieles laicos con una consagración única, la recibida en el bautismo. Esta elección de Dios, confirmada después con el don del Espíritu Santo, se mantiene en el tiempo y es fuerza y señal del compromiso que adquirimos para participar, como laicos, en la misión de la Iglesia.

 

El lugar en que se realiza la consagración de los laicos es el mundo. El mandato del Señor en el Génesis: “moveos por la tierra y dominadla” (Gn 9,7) es llamada a la presencia de los laicos en todas las circunstancias de la vida para colaborar en la organización del común: en las instituciones públicas, políticas o económicas, en las organizaciones sociales, vecinales, profesionales, culturales o deportivas. Trabajar, como dice el Concilio buscando “el Reino de Dios tratando las realidades temporales y ordenándolas según Dios” (Lg 31). Pero ese dominio al que nos llama la Biblia es un dominio desde el servicio, como enseña Jesús: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos” (Mc 9,35).

 

 

Es muy grande la diversidad de situaciones y circunstancias que hoy existen en el mundo, sometidas además a una constante evolución. La crisis económica, social y sanitaria exige un compromiso activo, los problemas derivados de la guerra y de los conflictos en tantos lugares del mundo precisan también respuestas rápidas y globales. Los cristianos en este tiempo tenemos una misión que realizar desde el compromiso y la entrega generosa de sus capacidades, de su tiempo y de sus habilidades para construir el Reino de Dios. Necesitamos para ello una vida de gracia, cercana al Espíritu que sostiene, una comunidad de referencia, una familia que acoja y sostenga en los momentos de dificultades y una implicación personal en el mundo con criterio de servicio, colaboración y escucha mutua.

Los fieles laicos miramos al mundo cara a cara con sus valores y problemas, sus inquietudes y esperanzas, sus conquistas y derrotas: un mundo cuyas situaciones económicas, sociales, políticas y culturales presentan problemas y dificultades graves. Es nuestro lugar y nuestro tiempo para la caridad política, la que implica a todos los bautizados a proponer un ordenamiento del común basado en la doctrina social de la Iglesia que pueda dar respuesta cristiana a las situaciones planteadas.

Los fieles laicos estamos llamados a acoger el llamamiento de Cristo a trabajar en el Reino, a ser parte activa, consciente y responsable de la misión de la Iglesia en el tiempo presente y hasta el final de la historia

 

Noticia extraída de www.conferenciaepiscopal.es

Claves sobre cómo hacer realidad la Sinodalidad

El pasado sábado 26 de marzo tuvo lugar la Conferencia online “¿Cómo hacer realidad la Sinodalidad?” impartida por D. José San José, operario diocesano y catedrático y decano de la Facultad de Derecho Canónico de la UPSA. En esta jornada que fue organizada por la Comisión Episcopal para Laicos, Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española, participaron unas 1.200 personas online.

El acto fue presidido por el arzobispo de Zaragoza y presidente de la Comisión Episcopal para Laicos, Familia y Vida, D. Carlos Escribano y moderado por con Eva Fernández, miembro del Consejo Asesor de Laicos y presidenta de Acción Católica General. También estuvieron presentes los miembros del Consejo Asesor de Laicos.

Durante la intervención, se unieron más de 1.200 personas interesadas en el proceso sinodal como los diferentes delegados diocesanos de Apostolado Seglar, miembros de movimientos, asociaciones e Institutos de Vida Consagrada y congregaciones, docentes católicos, así como los responsables y miembros de los equipos sinodales de las diócesis.

D. José San José Prisco, explicó dos aspectos relacionados sobre la sinodalidad que justifican la reforma propuesta por el Papa. En la primera aportación, se ha referido a la verdadera y falsa sinodalidad. La segunda intervención ha versado sobre la colaboración de los laicos, desde su propia vocación, en la tarea de hacer camino juntos en las estructuras de la Iglesia diocesana.

El ponente recordó los pasos dados desde el Concilio Vaticano II y la profundización en la teología del Pueblo de Dios que ha tenido un último despliegue en la constitución apostólica Episcolapis Communio de 2018, promulgada por el Papa Francisco. El decano explicó la utilidad y versatilidad del Derecho Canónico al servicio de la misión de la Iglesia, pero subrayando la identidad de ésta para no desvirtuar lo que significa verdaderamente la sinodalidad. “La Iglesia es Pueblo de Dios, es comunión y es sinodal y el Código de Derecho Canónico es un instrumento necesario para poner en marcha este proceso, siempre en estrecha colaboración de forma interdisciplinar con la Teología” insistió. También destacó que la sinodalidad es inclusión y en ella confluyen tres elementos: la consulta al Pueblo de Dios –incorporada por el Sínodo de los Obispos como elemento imprescindible en el proceso sinodal–, el discernimiento en común, y la toma de decisiones. “Los fieles laicos tienen mucho que aportar a este proceso, participando activamente a través de las estructuras diocesanas, que ya existen, o creando nuevos espacios de participación”.

Para el especialista en derecho canónico, el camino sinodal es un camino de escucha del Espíritu, y una llamada a la conversión personal, comunitaria y eclesial. “Es un camino de conversión espiritual y pastoral que exige actitudes nacidas del Espíritu para su puesta en práctica”, aseguró. El verdadero valor, según San José Prisco, es conseguir una Iglesia renovada que se alimente escuchando la Palabra de Dios, a partir de la tradición recibida, y con un proceso de revisión sobre la forma de estar y de actuar de los cristianos.

José San José Prisco es autor del libro Sinodalidad. Perspectivas Teológicas, Canónicas y Pastorales, recientemente publicado por la editorial Sígueme.

 

Puedes ver la conferencia completa a continuación:

 

 

Noticia extraída de: www.laicos.conferenciaepiscopal.es/

Primer balance del sínodo en España. «Este proceso está ayudando a despertar la corresponsabilidad de los laicos»

 

El equipo sinodal de la Conferencia Episcopal Española y los responsables para la fase diocesana del Sínodo 2021 2023 siguen haciendo camino juntos. El martes 1 de marzo mantenían un nuevo encuentro conjunto para hacer balance de cómo se va desarrollando el proceso sinodal  e ir concretando cómo concluir el proceso en las diócesis y a nivel nacional.

En este encuentro se dialogó sobre el momento actual, teniendo como base las respuestas de las diócesis al cuestionario del equipo sinodal para valorar el camino recorrido.

Mirando al futuro, se va perfilando el final de esta primera fase del proceso sinodal, con la recopilación de las síntesis del trabajo que se ha realizado en las asambleas diocesanas y la organización de la Asamblea final para el 11 de junio.

.

¿Quiénes se han implicado en el Sínodo?

Según ha hecho público la CEE, en muchas diócesis hay implicadas más de 100 parroquias, superando el centenar de grupos de trabajo y en algunas de ellas sumando más de 300.

Un 70 % de los participantes son mujeres, con una edad media de entre 55 y 60 años, y el perfil de la mayoría de los grupos responde a catequistas, grupos de liturgia, delegaciones diocesanas, hermandades y cofradías, centros de enseñanza, voluntarios de Cáritas, de prisiones y de pastoral de la salud, así como grupos misioneros y comunidades de oración.

En cuanto a su edad, hay cerca un 80 % de adultos, un 10 % de jóvenes y un 5 % de niños y adolescentes. En lo relativo a su situación en la Iglesia, el 10 % son consagrados y sacerdotes, y el resto laicos, con escasos participantes de otras Iglesias.

Las diócesis reconocen que no ha sido fácil llegar a las personas alejadas de la Iglesia, uno de los objetivos del Sínodo. Sin embargo, sí se ha conseguido implicar a asociaciones civiles, miembros de partidos políticos, de prisiones, centros de acogida, universidades y centro educativos, o usuarios de servicios como Cáritas. El uso de encuestas digitales han facilitado bastante la participación.

.

¿Cómo se está trabajado en las diócesis?

La mayoría de las diócesis trabajan en una triple dirección: presentando lo que es y lo que implica el proceso sinodal con actividades por distintos puntos de la diócesis. Elaborando materiales propios teniendo como base el Documento preparatorio del Sínodo. Y mediante encuentros formativos.

Para coordinar los trabajos se han creado equipos diocesanos sinodales, que también se han encargado de la labor de formación. También se han creado, en algunos casos, espacios de coordinación con las parroquias.

La mayoría de las diócesis reconocen estar en torno a la mitad del proceso, pues hay grupos que todavía están arrancando, pero otros están ya preparando la síntesis final.

.

¿Cómo se valora esta experiencia sinodal?

La valoración general de esta fase diocesana es por unanimidad positiva, especialmente entre los laicos, e incluso se habla de entusiasmo, interés, alegría, novedad, oportunidad, ilusión, y esperanza.

Los balances destacan especialmente el hecho de que este proceso está ayudando a descubrir la corresponsabilidad, la necesidad del protagonismo de los laicos y a abrir nuevos horizontes de trabajo pastoral. Y también se valora positivamente que está sirviendo para tomar una mayor conciencia de comunidad parroquial y de acercamiento a la Iglesia.

En estos meses de trabajo también se han detectado algunas dificultades: la integración de la propuesta sinodal en los ritmos, planes y proyectos diocesanos que estaban ya en marcha y la pandemia, que ha impedido poder celebrar encuentros programados y reuniones de grupo; y la falta de motivación, el desconocimiento de lo que es e implica la sinodalidad; la diferencias en los diálogos; y la dificultad para llegar a los alejados.

.

¿Cómo se plantea el final de esta fase diocesana?

 

Fuente: conferenciaepiscopal.es

Ocho consejos del Papa para una buena vida en Asociación, Movimiento o Comunidad laical

El Papa Francisco se encontró en Roma con unos 80 moderadores de diferentes Asociaciones de fieles, Movimientos Eclesiales y Muevas Comunidades, reunidos gracias a un evento organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, para reflexionar sobre “la responsabilidad del gobierno en las asociaciones de laicos: un servicio eclesial” y les da algunos consejos útiles para responder a los desafíos y los cambios como verdaderos cristianos:
.
.
.
“La pertenencia a una asociación, a un movimiento o a una comunidad, sobre todo si se refieren a un carisma, no debe encerrarnos en un “barril de hierro”, hacernos sentir seguros, como si no fuera necesario responder a los desafíos y a los cambios”.- éste ha sido uno de los varios consejos del Papa Francisco

 

En este encuentro lo primero que ha hecho el Santo Padre es agradecerles por varios motivos: En primer lugar, por su compromiso en vivir y testimoniar el Evangelio en las realidades ordinarias de la vida y especialmente en los países más pobres, “donde muchos de vosotros estáis presentes” ha dicho el Papa. En segundo lugar, les ha dado las gracias “porque no han parado durante la pandemia”: “no habéis dejado de aportar vuestra solidaridad, vuestra ayuda, vuestro testimonio evangélico incluso en los meses más duros, cuando los contagios eran muy altos. Habéis sido testigos de esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos escapar: la pertenencia como hermanos”.

 

Tras los agradecimientos, el Pontífice ha citado uno a uno algunos CONSEJOS ÚTILES para la vida en comunidad, movimiento o asociación:

.

Todos los bautizados tienen la tarea de evangelizar

El primer consejo del Papa ha sido que “debemos entender que la evangelización es un mandato que viene del Bautismo” y el Bautismo “nos hace sacerdotes juntos, en el sacerdocio de Cristo”. De hecho, el Papa asegura que no hay que esperar a que venga el sacerdote, el cura a evangelizar, el misionero: “Sí, lo hacen muy bien, pero los bautizados tienen la tarea de evangelizar. Y ustedes han despertado esto con sus movimientos. Y esto es muy bueno”.

.

¡Un Evangelio sofisticado, no es Evangelio!

Después, el Papa ha citado a la Madre Teresa para hablar sobre la tentación del ateísmo cuando llega en la oración: “La pobre Madre Teresa sufrió tanto porque es una venganza del diablo que vayamos allí, a las periferias donde está Jesús, donde nació Jesús, ¿no?  Preferimos un Evangelio sofisticado, un Evangelio destilado. Y esto no es el Evangelio”. Por tanto, el consejo del Papa es que el Evangelio es esto, aquellos que, estando en las periferias existenciales de nuestras sociedades, experimentan en carne propia el abandono y la soledad, y sufren muchas necesidades materiales y pobreza moral y espiritual. “Nos hará bien a todos recordar cada día no sólo la pobreza de los demás, sino también, y sobre todo, la nuestra” ha dicho Francisco.

.

Sentir la responsabilidad de construir el futuro del pueblo de Dios

Otro de los consejos del Papa ha sido que recuerden siempre que construir el futuro no significa dejar el presente que estamos viviendo: “Como miembros de asociaciones de fieles, movimientos eclesiales internacionales y otras comunidades, tenéis la responsabilidad de construir el futuro del Santo Pueblo fiel de Dios, pero debéis recordar siempre que construir el futuro no significa dejar el presente que estamos viviendo. Por el contrario, hay que preparar el futuro aquí y ahora, aprendiendo a escuchar y a discernir el tiempo presente con honestidad y valentía, y con una disposición al encuentro constante con el Señor y a una constante conversión personal”. De hecho – ha dicho el Papa – si no se lleva a cabo esta actitud, se corre el riesgo “de vivir en un “mundo paralelo”, destilado, lejos de los verdaderos desafíos de la sociedad, de la cultura y de todas las personas que viven a tu lado y que esperan tu testimonio cristiano”.

.

Aceptar cambiar modos anticuados y métodos de Apostolado que ya no son eficaces

La pertenencia a una asociación, a un movimiento o a una comunidad, sobre todo si se refieren a un carisma, no debe encerrarnos en un “barril de hierro”, hacernos sentir seguros, como si no fuera necesario responder a los desafíos y a los cambios”. El Papa Francisco recuerda a los moderadores que todos los cristianos estamos siempre en movimiento, siempre en conversión, siempre discerniendo para hacer la voluntad de Dios y es por ello – puntualiza – “que el carisma al que pertenecemos debe ser profundizado cada vez más, y debemos reflexionar juntos para encarnarlo en las nuevas situaciones que vivimos”.

Pero, ¿cómo se consigue esto? El consejo del Papa es que tengamos “una gran docilidad y humildad, para reconocer nuestros límites y aceptar cambiar modos de hacer y de pensar anticuados, o métodos de apostolado que ya no son eficaces, o formas de organización de la vida interna que han resultado inadecuadas o incluso perjudiciales”.

.

El camino del Evangelio no es un viaje turístico

“En ocasiones, nos encontramos con algunos laicos que confunden el camino con un viaje turístico o confunden el camino con un girar siempre sobre si mismo, sin poder avanzar”. El Papa Francisco también advierte que “el camino del Evangelio no es un viaje turístico. Es un reto: cada paso es un reto y cada paso es una llamada de Dios, cada paso es – como decimos en mi país – poner la carne en el asador”. El Santo Padre aconseja pues que debemos estar siempre en movimiento, siempre en conversión, siempre discerniendo para hacer la voluntad de Dios y pensar que somos “lo nuevo” en la Iglesia “es una tentación que le ocurre muy a menudo a las nuevas congregaciones o movimientos”.

.

Las tareas de gobierno que se os encomiendan no son otra cosa que una llamada a servir

El sexto consejo del Pontífice esta relacionado con el ejercicio de la gobernanza en el seno de las asociaciones y los movimientos. Se trata de un tema especialmente interesante para el Papa – ha dicho – “sobre todo teniendo en cuenta los casos de abusos de diversa índole que se han producido en estos grupos y que siempre tienen su origen en el abuso de poder”. Por tanto, el consejo del Papa es aceptar que: “en las tareas de gobierno que se os encomiendan en los grupos de laicos a los que pertenecéis no son otra cosa que una llamada a servir”.

Pero, ¿qué significa para un cristiano servir? El Papa señala dos obstáculos que un cristiano puede encontrar en su camino y que le impiden convertirse en un verdadero servidor de Dios y de los demás: el “deseo de poder” y la “deslealtad”.

.

Rotación en los puestos de gobierno

En cuanto a ese “deseo de poder”, el Papa pone el ejemplo de Jesús: “Él nos enseñó que el que manda debe hacerse como el que sirve y que, si alguno quiere ser el primero, que sea el servidor de todos“. Pues, tal y como advierte el Santo Padre, “nuestro deseo de poder se puede expresar de muchas maneras en la vida de la Iglesia; por ejemplo, cuando creemos, en virtud del papel que tenemos, que tenemos que tomar decisiones sobre todos los aspectos de la vida de nuestra asociación, diócesis, parroquia, congregación. Delegamos en otros las tareas y responsabilidades de ciertas áreas, ¡pero sólo en teoría! Sin embargo, en la práctica, la delegación en los demás se ve vaciada por el afán de estar en todas partes”. Es por ello que el Papa recuerda que esta voluntad de poder anula toda forma de subsidiariedad y es una mala manera de “disciplinar”, por tanto, su consejo es: “prever una rotación en los puestos de gobierno y una representación de todos los miembros en vuestras elecciones”.

.

No se puede servir al Señor y a otras cosas: esto es doble juego

Por ultimo, Francisco advierte de otro obstáculo para el verdadero servicio cristiano: la deslealtad. “Lo encontramos cuando alguien quiere servir al Señor, pero también sirve a otras cosas que no son el Señor. ¡Es un poco como jugar un doble juego! Decimos con palabras que queremos servir a Dios y a los demás, pero en los hechos servimos a nuestro ego, y nos entregamos a nuestro deseo de aparentar, de obtener reconocimiento, aprecio… No olvidemos que el verdadero servicio es gratuito e incondicional, no conoce cálculos ni exigencias”, dice el Papa.

Por ello, el ultimo consejo del Papa es: “en el desempeño de la función de gobierno que se nos ha confiado, aprendamos a ser verdaderos servidores del Señor y de nuestros hermanos, aprendamos a decir “somos siervos inútiles” y tengamos presente esta expresión de humildad, de docilidad a la voluntad de Dios, que tanto bien hace a la Iglesia y recuerda la actitud adecuada para trabajar en ella: el servicio humilde, del que Jesús nos dio ejemplo, lavando los pies a los discípulos”.

.

Ejercicios Espirituales de ACdP para laicos

Los EJERCICIOS ESPIRITUALES son una experiencia de oración que busca profundizar y enriquecer la relación con Dios. Desde el Centro de Santiago de La Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) se nos ofrece la oportunidad de vivir esta experiencia, ya que están organizando una tanda de Ejercicios Espirituales para laicos. En esta ocasión serán dirigidos por el sacerdote diocesano Ricardo Vázquez Freire, director espiritual del Seminario Mayor de Santiago de Compostela.

Se desarrollarán en el Monasterio de Oseira (Ourense) y comenzarán el viernes 24 de septiembre a las 7 de la tarde y terminarán el domingo 26 por la tarde.

El precio por ejercitante es de 70 € y las personas interesadas en recibir más información o inscribirse, deben contactar con la secretaria del Centro de Santiago de la ACdP, Nuria Vázquez (629892025)

 

La Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) fue fundada por el jesuita padre Ángel Ayala y Alarcó en 1908. Su primer presidente fue Ángel Herrera Oria. Es, por tanto, una asociación católica con más de 100 años de historia, integrada por seglares comprometidos a evangelizar en todos los ámbitos de la vida pública.

 

Un evento difundido y multicéntrico. El videomensaje del Papa para el X Encuentro Mundial de las Familias

 

Es el mismo Papa Francisco quien presenta el X ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS, que se celebrará del 22 al 26 de junio de 2022  y lo hace con este videomensaje. Y también llega el logotipo del evento, promovido por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida y organizado por la diócesis de Roma.

El Encuentro, previsto inicialmente para 2021, se realizará del 22 al 26 de junio de 2022, en un momento de esperanza y renacimiento. El evento, como también subrayó el Santo Padre, se desarrollará de forma «inédita y multicéntrica», con iniciativas locales en las diócesis de todo el mundo, similares a las que tendrán lugar simultáneamente en Roma. Aunque Roma seguirá siendo la sede designada, cada diócesis podrá ser el centro de un encuentro local para sus propias familias y comunidades. Esto es para que todos se sientan protagonistas en un momento en el que todavía es difícil viajar debido a la pandemia.

“EL AMOR FAMILIAR: VOCACIÓN Y CAMINO DE SANTIDAD” es el tema del X Encuentro Mundial, que se realizará en dos modalidades paralelas:

1.    Roma seguirá siendo la sede principal, donde se celebrará el Festival de las Familias y el Congreso Teológico-Pastoral, ambos en el Aula Pablo VI; y la Santa Misa en la Plaza de San Pedro. En particular, participarán delegados de las conferencias episcopales y de los movimientos internacionales comprometidos con la pastoral familiar.

2.    Al mismo tiempo, en cada una de las diócesis, los obispos podrán actuar a nivel local, para planificar iniciativas similares, partiendo del tema del Encuentro y utilizando los símbolos que la diócesis de Roma está preparando (logotipo, oración, himno e imagen).

 

«A lo largo de los años – destaca el cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida – esta importante cita eclesial ha visto una participación cada vez mayor de las familias. Los miles de personas que han participado en las últimas ediciones, con la riqueza de sus lenguas, culturas y experiencias, han sido un signo elocuente de la belleza de la familia para la Iglesia y para toda la humanidad. Tenemos que seguir por este camino, buscando la participación de un mayor número de familias en esta hermosa iniciativa».

 

«Se trata de aprovechar una oportunidad preciosa y única para reiniciar la pastoral familiar con renovado impulso misionero y creatividad, a partir de las indicaciones que nos da el Santo Padre en la exhortación Amoris Laetitia, es decir, con la implicación de los esposos, las familias y los pastores juntos», comenta el cardenal vicario Angelo De Donatis.

____________________________________________

 

Descripción del Logotipo oficial 

 

El LOGOTIPO diseñado para el X Encuentro Mundial de las Familias recuerda la forma elíptica de la columnata de Bernini en la Plaza de San Pedro, lugar de identificación por excelencia de la Iglesia católica, y hace referencia a su significado original, que es el abrazo acogedor e inclusivo de la Madre Iglesia de Roma y su Obispo dirigido a todos los hombres y mujeres de todos los tiempos.

Las figuras humanas que se encuentran bajo la cúpula, apenas perceptibles, y la cruz en la parte superior, representan al marido, la mujer, los hijos, los abuelos y los nietos. Se trata de evocar la imagen de la Iglesia como “familia de familias” propuesta por Amoris Laetitia (AL 87) en la que “el amor vivido en las familias es una fuerza constante para la vida de la Iglesia” (AL 88). La cruz de Cristo que se alza hacia el cielo y los muros que protegen parecen casi sostenidos por las familias, auténticas piedras vivas de la construcción eclesial. En el lado izquierdo, en la delgada línea de la columnata, se observa la presencia de una familia en la misma posición que las estatuas de los santos colocadas en las columnas de la plaza. Éstos nos recuerdan que la vocación a la santidad es una meta posible para todos. Quieren destacar cómo es posible vivir la santidad en la esencialidad de la vida ordinaria.

La familia de la izquierda, que aparece detrás de la línea de la columnata, indica también a todas las familias no católicas, alejadas de la fe y ajenas a la Iglesia, que miran desde fuera el acontecimiento eclesial que está teniendo lugar. A ellas la comunidad eclesial ha mirado siempre con atención. También se observa un dinamismo de las figuras que se mueven hacia la derecha. Se mueven hacia el exterior. Son familias en salida, testigos de una Iglesia no autorreferencial. Van en busca de otras familias para intentar acercarse a ellas y compartir con ellas la experiencia de la misericordia de Dios.

Los colores predominantes, amarillo y rojo, son una clara referencia al blasón de la ciudad de Roma, en una línea gráfica que quiere expresar un intenso vínculo con la comunidad.

 

 

Fuente: www.laityfamilylife.va/.- página wed del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida