Entradas

La Iglesia diocesana la formamos todos. Descubre todo lo que hacemos posible en nuestra Archidiócesis de Santiago de Compostela.

 

También en nuestra archidiócesis de Santiago de Compostela celebraremos el Día de la Iglesia Diocesana, el próximo domingo 6 de noviembre . Por tal motivo nuestro arzobispo D. Julián nos dirige las siguientes palabras, recogidas en la publicación “Nuestra Iglesia” con relación a esta campaña “GRACIAS POR TANTO”:

 

Queridos diocesanos: al echar la vista atrás sobre los acontecimientos del pasado año 2021, lo primero que pasa por mi cabeza y, sobre todo, por mi corazón, es un inmenso agradecimiento a Dios. En medio de este escenario incierto y confuso, en el que se han derribado tantas certezas meramente humanas y tantas ilusiones se han desvanecido, la experiencia de que Dios camina a nuestro lado, que se involucra en nuestra historia y que nos acompaña en nuestra vida, resulta tan consoladora como real.

Seguimos celebrando el Año Santo y observamos cómo el Señor ha entrado en nuestras vidas. Lo ha hecho para quien inició el camino desde una perspectiva no estrictamente vinculada a la fe y para quien lo hizo desde su visión creyente.

La Iglesia diocesana la formamos todos. Somos una gran familia, y una parte esencial de la misma la componen aquellas personas, hombres y mujeres, que están siempre “ahí”, dando su amor, su ayuda, su trabajo, su apoyo a los demás y sobre todo a los necesitados. Para ellas también nuestro más sincero reconocimiento y agradecimiento.

 

«La riqueza es lo que somos, no lo que tenemos».

«El servicio es también obra nuestra, el esfuerzo es lo que hace fructificar nuestros talentos y da sentido a la vida: de hecho, no sirve para vivir el que no vive para servir. ¿Pero cuál es el estilo de servicio? En el Evangelio, los siervos bue- nos son los que arriesgan. No son cautelosos y precavidos, no guardan lo que han recibido, sino que lo emplean. Porque el bien, si no se invierte, se pierde; porque la grandeza de nuestra vida no depende de cuánto acaparamos, sino de cuánto fruto damos» (Francisco, Homilía en la Jornada Mundial de los Pobres, 15 de noviembre de 2020). En 2021, gracias a la colaboración y ayuda de nuestros diocesanos se han destinado 3.842.000 € a actividades pastorales, asistenciales y educativas, y por parte de Cáritas diocesana, en nuestra diócesis se han atendido a 40.557 personas.

Se avecinan tiempos de in- certidumbre y posiblemente, por desgracia, de más pobreza. El 6 de noviembre de 2022 celebraremos el Día de la Iglesia Diocesana. La colaboración de los diocesanos, en todas las facetas, económica, humana y pastoral, así como su disponibilidad para ponerse al servicio de las necesidades de la diócesis es esencial y muy necesaria. Hay que seguir mirando al futuro para ver qué podemos seguir haciendo. Muchas personas nos necesitan.

Os saluda con afecto y bendice en el Señor.

 

† Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela.

 

Si quieres descubrir todo lo que hacemos posible todos como parte de nuestra Iglesia Diocesana en Santiago de Compostela, descárgate y compruébalo en esta revista “Nuestra Iglesia. Archidiócesis de Santiago de Compostela”

 

 

 

Fuente: archicompostela.es

Mensaje de mons. Julián Barrio en la Solemnidad de la Ascensión del Señor 2022

 

Con motivo de la Solemnidad de la Ascensión del Señor, que coindice con la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, nuestro arzobispo ha querido enviarnos este mensaje.

En el, D. Julián nos señala que “vivir el Evangelio conlleva la tarea de comunicarlo”, pero siempre “centrando la atención en la necesaria tarea de la escucha“, pero en una “escucha con los oídos del corazón“, como dice el lema de esta jornada. Eso supone tener “coraje para la acogida, un corazón libre que prescinda de prejuicios y el deseo de compartir un amor que se ha experimentado previamente”.

 

Fuente: archicompostela.es

Mensaje de nuestro arzobispo D. Julián con motivo de la Pascua del Enfermo

Con motivo de la celebración de la Pascua del Enfermo 2022 este domingo 22 de mayo, nuestro arzobispo D. Julián Barrio nos envía este mensaje, en el que nos invita a todos a “tender una red de solidaridad, oración, compromiso y amor capaz de rodear a los enfermos con la ternura del a Caridad de Cristo”

 

 

Fuente: archicompostela.es

Mons. Julián Barrio: “Año 2022, una esperada y esperanzada prolongación del Año Santo”

 

“El Apóstol nos invita a experimentar el júbilo de sentirnos amados, perdonados y acompañados mientras avanzamos por los caminos de la vida”

 

“Una alegría como la que supone un Año Santo hemos de compartirla juntos sintiéndonos familia en la fe, la esperanza y la caridad”

 

(Mensaje del arzobispo D. Julián Barrio 22/02/2022)

 

 

Fuente: pastoralsantiago.org

Mensaje de D. Julián: “La jornada del ayuno voluntario del 11 de febrero como un gesto fraterno, sencillo y sincero que nos conecta con los más necesitados”

 

Nuestro arzobispo D. Julián ha querido mediante un mensaje en vídeo dirigido a todos los diocesanos apoyar la Campaña contra el Hambre de Manos Unidas y concretamente el gesto del ayuno voluntario promovido por Manos Unidas para este viernes 11 de febrero.  Como nos dice D. Julián  “esta pequeña privación voluntaria conecta al cristiano con la necesidad acuciante que viven muchas personas en el planeta”. Un gesto fraterno, sencillo pero sincero con el que nos acercamos a los más necesitados. 

Además ante las dificultades derivadas de la pandemia para celebrar las actividades relacionadas con el día Ayuno Voluntario de Manos Unidas, este año esta organización eclesial nos ofrece una iniciativa complementaria denominada “La hora del hambre”. En “La hora del hambre”, cada persona, familia o grupo detiene su actividad cotidiana para centrar su mente y su corazón en tomar conciencia del inmenso drama que significa el hambre para millones de personas.

¡Participa!

Mensaje de Pascua de Resurrección de D. Julián Barrio

 

 

¡Feliz Pascua de Resurrección del Señor!

Comprobamos día a día como “Dios entra de lleno en el juego desconcertante de nuestras vidas para liberarnos del mal”. Jesús resucitado había dicho a María Magdalena, María la de Santiago y Salomé: “Id a decir a sus discípulos y a Pedro: Él va por delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis” (Mc 16, 7). Él se hace presente anticipadamente en nuestra “Galilea” herida y lastimada por la pandemia del coronavirus, por familias que han perdido a sus seres queridos, por la pérdida de empleos y de posibilidades económicas. Cristo resucitado nos recuerda que la muerte ha sido vencida y que podemos celebrar la vida en medio de la incertidumbre, del dolor y del agobio.

¡Cómo necesitamos escuchar este mensaje acercándonos al sepulcro vacío de Cristo y dejarnos acompañar por Cristo en los caminos de nuestros Emaús! Hay que volver a nuestras comunidades para vivir solidaria y fraternalmente nuestra fe. Ahora más que nunca, Cristo resucitado fortalece nuestra esperanza como a los discípulos de Emaús para volver a nuestra “Jerusalén” donde la comunidad parroquial y la diocesana nos esperan siempre y allí comunitariamente adherirnos a Cristo, escuchar la palabra de Dios, participar en la Eucaristía y compartir la propia existencia. De  manera especial he pedido para todos la gracia de reconocernos amados y de ser capaces de amar. Para el que no sabe dónde va, nunca hay viento favorable.

El Señor nos está dando señales de esperanza  en tantas personas que están gastando su vida por los demás sin pedirles el carnet de identidad. Es suficiente sabernos hermanos los unos de los otros para construir una humanidad conforme al proyecto de Dios Padre. Sigamos mirando con el corazón a los que viven y no olvidemos a los fallecidos. Sólo así se explica la disponibilidad de quienes en los distintos campos y compromisos renuncian a vivir para sí mismos y entregan la vida a los demás.

Como los peregrinos ¡caminemos hacia adelante y miremos hacia arriba! ¡Demos testimonio de que el cristianismo es una manera fascinante de vivir la propia existencia! ¡Dialoguemos siempre con quien espera! ¡No tengamos miedo! ¡Resucitó Cristo, nuestra esperanza! ¡No es vana nuestra fe!

Saludo con afecto a todos los diocesanos, a los hermanos de las Iglesias separadas, de otras religiones, a los hombres de buena voluntad y a los que se encuentran en el Centro Penitenciario. ¡Feliz Pascua de Resurrección del Señor! ¡Que el Resucitado nos colme de bendiciones!

 

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

 

 

Noticia extraída de: archicompostela.es

Mensaje de nuestro arzobispo D. Julián en la Cuaresma

 

 

Fuente: archicompostela.es

Mensaje de D. Julián ante la apertura del Año Santo

 

 

Fuente: archicompostela.es

Mensaje del arzobispo en la Jornada de la Sagrada Familia

 

Fuente: archicompostela.es

Mensaje de Navidad de nuestro arzobispo D. Julián Barrio Barrio