Entradas

Mons. Julián Barrio nos invita a todos los diocesanos a unirnos a la Jornada de oración por la paz para Ucrania

 

El arzobispo de Santiago de Compostela, mons. Julián Barrio, invita a la Iglesia diocesana a unirse a la Jornada de oración para invocar la paz para Ucrania, que tendrá lugar en toda Europa el próximo miércoles, 14 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la cruz.

La forma común de oración será la adoración eucarística silenciosa.

Esta iniciativa está convocada por el Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) Bajo el lema “Arrodillados ante la eucaristía para invocar la paz”, como expresión de cercanía y solidaridad con la Iglesia en Europa.

 

Adoración eucarística por la paz en todas las Iglesias de Europa

 

Obispos de las Conferencias Episcopales y fieles se encontrarán de rodillas ante el Santísimo para invocar del Señor la paz para Ucrania, haciendo suyo el llamamiento del Papa Francisco que pide “a todos ser constructores de paz y a rezar para que los pensamientos se propaguen por todo el mundo, así como proyectos de concordia y reconciliación”.

Los obispos europeos, en varias ocasiones, han unido su voz a la del Papa para que callen las armas y para poner fin de inmediato a la guerra en Ucrania y para trabajar por la paz.

Asimismo, desde el CCEE se han realizado numerosos llamamientos a los líderes de las naciones y a la comunidad internacional para que hagan todo lo que esté a su alcance para poner fin a la guerra actual que está destruyendo vidas y causando un sufrimiento incalculable.

Esta iniciativa, llamada «cadena eucarística», está concebida como signo de la cercanía de la Iglesia y una oportunidad para rezar por las víctimas de la guerra e invocar la paz en Ucrania.

 

El arzobispo de Santiago invita a los diocesanos a unirse al Papa en la Consagración de Rusia y Ucrania al Corazón Inmaculado de María

 

El Papa Francisco ha invitado a los obispos de todo el mundo, a sus sacerdotes y a todos los fieles a unirse a él en la oración por la paz y en la consagración y encomienda de Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María.

Con este motivo, el arzobispo de Santiago de Compostela ha publicado una Carta Pastoral invitando a todos los diocesanos a unirse a las intenciones del Santo Padre en la que muestra su preocupación por las personas que de una u otra manera las están sufriendo la guerra: “Os invito a unirse al papa Francisco que realizará la Consagración de Rusia y Ucrania al Corazón Inmaculado de María”.

Este acto, que se celebrará en comunión con las Iglesias de todo el mundo en la tarde del viernes 25 de marzo, tendrá lugar en la Basílica de San Pedro de Roma durante la celebración de las”24 horas para el Señor”.

“La Consagración de Rusia y Ucrania que realizará el papa Francisco – continúa mons. Barrio -encuentra un eco especial entre nosotros en el Santuario de las Apariciones de Pontevedra, donde la paz del mundo se hizo promesa por parte de la Madre del cielo”.

 

 

Texto íntegro de la Carta Pastoral:.

 

Carta Pastoral en la Consagración de Rusia  y Ucrania

al Corazón Inmaculado de María,

25 de marzo de 2022

 

Queridos diocesanos:

Sabemos de las trágicas consecuencias que está teniendo la guerra en Ucrania y que toda nuestra preocupación por las personas que de una u otra manera las están sufriendo, siempre será poca. Así se está demostrando en esta corriente de solidaridad y fraternidad que está surgiendo en estos días.

Nuestra fe actúa a través de la caridad y nos impulsa a la oración. En este sentido os invito a unirse al papa Francisco que realizará la Consagración de Rusia y Ucrania al Corazón Inmaculado de María en la Basílica de San Pedro el próximo día 25 de marzo a las 17 horas, durante la celebración de la Penitencia con la que se inicia en Roma la jornada “24 horas para el Señor”. También es providencia que en España ese día, solemnidad de la Anunciación, celebramos la Jornada por la vida con el lema “Acoger y cuidar la vida, don de Dios”.

La Consagración de Rusia y Ucrania que realizará el papa Francisco encuentra un eco especial entre nosotros en el Santuario de las Apariciones de Pontevedra, donde la paz del mundo se hizo promesa por parte de la Madre del cielo.

Tratando de cuidar siempre la vida y sintiendo la necesidad de intensificar la oración, os pido a todos, sacerdotes, miembros de vida consagrada y laicos acompañar en oración al Santo Padre en este acto.  No  olvidemos que lo que a nosotros nos parece imposible, para Dios no lo es.

En este camino hacia la Pascua a través de la Cuaresma oremos por la paz del mundo. Os saluda con afecto y bendice en el Señor,

 

+Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

 

Fuente: archicompostela.es

Representantes de diferentes confesiones cristianas rezan en Santiago por la Paz

 

El arzobispo de Santiago de Compostela, mons Julián Barrio, y su obispo auxiliar, mons. Francisco Prieto, participaron este miércoles día 3 de marzo en una oración ecuménica para pedir la Paz en Ucrania.

La celebración, organizada por el delegado de ecumenismo de la Diócesis Francisco Buide, tuvo lugar en la Iglesia Compostela de Santa Susana a las 19:00hs. En ella participaron fieles católicos, evangélicos, ortodoxos, anglicanos, etc.

Esta vigilia fue presidida el Padre Vasili, natural de Ucrania y sacerdote de la Iglesia Ortodoxa de Constantinopla. Los ucranianos presentes en la celebración se emocionaron profundamente ante la gran multitud congregada en la Iglesia para rezar por el fin del conflicto armado en su tierra.

 

 

 

Noticia extraída de pastoralsantiago.org

El Papa invita a una jornada de oración y ayuno por la paz en Ucrania el 2 de marzo

“Que la Reina de la Paz preserve al mundo de la locura de la guerra.”

 

El papa Francisco, al finalizar la audiencia general del miércoles 23 de febrero, ha hecho un llamamiento a creyentes y no creyentes a unirse en oración y ayuno por la paz en Ucrania el próximo 2 de marzo, miércoles de ceniza.

El Santo Padre exhorta a todas la partes implicadas «que se abstengan de toda acción que provoque aún más sufrimiento a las poblaciones, desestabilizando la convivencia entre las naciones y desacreditando el derecho internacional».