La Archidiócesis de Santiago de Compostela en la Asamblea Final Sinodal. Así lo vivimos.

 

 

El 11 de junio celebramos en la Fundación Pablo VI en Madrid, la fiesta del Sínodo con la Asamblea Final, en donde se presentó la síntesis con la que se culmina la fase diocesana del Sínodo 2021-2023, “Por una Iglesia Sinodal: Comunión, Participación y Misión” en España.

Y allí nos reunimos alrededor de 600 personas de todos los ámbitos eclesiales, de las 70 diócesis españolas. Han estado presentes 58 obispos; el nuncio apostólico en España; 80 sacerdotes; 360 laicos; así como más de 100 representantes de la vida consagrada: religiosas y religiosos, monjas de clausura, miembros de Institutos seculares, vírgenes consagradas; y miembros de otras confesiones religiosas, representando a los casi 220.000 implicados en este recorrido sinodal que comenzó a caminar el 17 de octubre de 2021.

En representación de nuestra Archidiócesis de Santiago de Compostela estuvimos presentes el arzobispo mons. Julián Barrio, su obispo auxiliar mons. Francisco Prieto, así como el delegado de Apostolado Seglar Javier Porro, el equipo sinodal diocesano, con sus coordinadores: Alfredo Losada y Conchi Maté, y varios laicos diocesanos muy implicados en grupos sinodales.

 

 

Fue toda una gran experiencia sinodal y así fue como lo vivimos:

 

“A nivel organizativo todo es mejorable, pero la mañana me pareció que aterrizó en lo que se pedía. Y el testimonio del interno del centro penitenciario de Teixeiro fue impresionante.

Tuve la oportunidad d compartir un poquitín del trabajo con el equipo sinodal d la CEE, un grupo humano compenetrado, profundo y con una visión a pie de calle”.

Alfredo Losada,  coordinador del equipo sinodal diocesano y vicedelegado de Apostolado Seglar,  presidente de la HOAC en la diócesis de Santiago

 

“Yo sólo quiero agradecer. Así, sin más.

Me siento muy feliz de vivir este momento y de que me hayas tenido en cuenta junto con Manos Unidas. Algo nuevo está naciendo, ánimo”

Judith Lucachesky, delegada de Manos Unidas en Santiago y moderadora de un grupo sinodal.

 

“Lo del interno del centro penitenciario fue impresionante, muy emotivo. Me siento muy orgullosa de haber compartido con vosotros este día”

Juana María Taboada, catequista y secretaria del grupo sinodal parroquial de Santa Eulalia de Vilagarcía de Arousa

 

 

“Por mi parte ya le dado muchas gracias a Dios por permitirme vivir y compartir esta fantástica experiencia, especialmente con vosotros. Sin duda un ejemplo de verdadera experiencia sinodal. Una jornada muy intensa, pero en ningún momento se me hizo pesada. Todo en su justa medida. Me llevo mucho que aterrizar estos días.

Las diferentes intervenciones, cada uno en su estilo,  me encantaron, especialmente los testimonios porque me trasmitieron emoción con su experiencia personal en este proceso sinodal, con ciertas dificultades pero con gran esperanza y muy agradecidos. Se notaba que hablaban desde el corazón. El del interno del centro penitenciario, impresionante. El del representante de los protestantes agradeciendo la apertura de escucha por parte de la Iglesia católica a otras confesiones, me llamó la atención. Y los testimonios de los videos que mostraban la gran diversidad de las 70 diócesis, geniales. Todos incluidos.

El trabajo del equipo sinodal de la CEE con la síntesis final, fabuloso. Todos nos sentimos representados y no es nada fácil.

Y como colofón una Eucaristía compartida. 600 personas reunidas al encuentro con el Señor.  Obispos de todas las diócesis, sacerdotes, consagrados y más de 300 laicos. Muy participativa y alegre. Creo que ya estamos poniendo en practica lo que se pedía en las aportaciones de los grupos sinodales.

Lo que tengo claro que el Espíritu Santo,  aunque veces tenga que recalcularnos la ruta cuando nos desviamos, como el navegador, nos esta llevando a un mismo puerto: la Iglesia que Dios quiere y desea: una Iglesia en salida, caminando todos juntos. Y así seguimos caminando”

Marina Hernando, catequista y miembro de un equipo sinodal de la parroquia de Santa María de Pontevedra y miembro del equipo sinodal diocesano.

 

“Comuñón, codecision, corresponsabilidade,…  Alonxados, apartados, mulleres, xovenes…   Camiño, Sinodalidade

Oxalá todas estas palabras sigan resonando nos nosos oídos e cómo dixo o Cardenal Omella cheguen ao noso corazón, e a sinodalidade non se acabe aquí.

Síntome moi agradecida de poder participar con vós deste momento tan importante para a Igrexa”

Yolanda Sánchez, delegada de Pastoral Penitenciaria; moderadora del equipo sinodal de la cárcel de Teixeiro, miembro de la HOAC

 

 

“La invitación a participar en este proceso la acogí con bastante escepticismo. La conferencia de Luis Marín me dio la clave:  vivirlo desde el Espíritu. Hoy me siento agraciado, por eso quiero expresar mi agradecimiento por ese don, por poder recorrer esta etapa en vuestra compañía, por la jornada de hoy. El camino sinodal es , cómo nos dijeron en la Eucaristía, la herramienta para avanzar en comunión, y es también el mejor testimonio que podemos dar como Iglesia. Gracias de corazón”

Francisco Durán, miembro del equipo sinodal diocesano, vicedelegado de Apostolado Seglar, presidente de la ACdP en la diócesis de Santiago.

 

“En mi caso escepticismo es poco… Pero bueno, teneis mucho poder de convicción y por intentarlo una vez más no pasaba nada.

Ahora la sensación es muy positiva, no sólo que haya merecido la pena, siempre aprendo algo. Y hoy más, tengo que replantearme muchas cosas…

Creo que vamos, por fin, bien encaminados hacia una Iglesia para todos y de la que poder sentirnos orgullosos.

Somos un gran grupo, a seguir trabajando”

Rosa María Chico, catequista y voluntaria de Cáritas en la UPA de Bergondo. Moderadora de un grupo sinodal. 

 

 

 

También te puede interesar: