Catequesis del Papa Francisco: Releer la propia vida nos hace descubrir “los pequeños milagros”

Un instrumento para discernir entre el bien y el mal es mirar a la propia interioridad e interrogarse sobre los pensamientos, incluso los negativos que intoxican nuestra existencia. De esto habló el Papa Francisco en su catequesis de la audiencia general ayer miércoles 19 de octubre, en que presentó la experiencia de San Agustín y San Ignacio, maestros en el ejercicio del discernimiento. “Nuestra vida es el libro más precioso que nos ha sido dado

El Santo Padre prosiguió sus reflexiones sobre el tema del discernimiento y se detuvo en “otro ingrediente indispensable”: la propia historia de vida. Y enseguida explicó el motivo:

 

“Nuestra vida es el ‘libro’ más precioso que se nos ha dado, un libro que, lamentablemente, muchos no leen, o lo hacen demasiado tarde, antes de morir. Y sin embargo, es en ese mismo libro donde se encuentra lo que se busca inútilmente por otras vías”

.

El ejemplo de San Agustín

El Papa citó a San Agustín, “gran buscador de la verdad”, afirmando que había tenido esta experiencia interior y había leído la presencia del Señor en su vida, hasta el punto de escribir, al final, en las Confesiones:

 

“Tú estabas dentro de mí, y yo fuera. Y ahí te buscaba. Deforme, me lanzaba sobre las bellas formas de tus criaturas. Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo”

 

Mientras que en el libro La vera religione (La verdadera religión), el santo de Hipona invitaba: “Vuelve a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad”. Y Francisco subrayó: “Lee tu vida. Lee en tu interior, cómo ha sido tu camino. Con serenidad. Vuelve a entrar ti mismo“.

 

.
Fuente: vaticannews.va